+34 693 578 468

¿Qué es ganar?

Para mí ganar o tener éxito en una actividad es llevarla a cabo de forma plenamente consciente y desplegando todo mi potencial, además de disfrutar de lo que estoy haciendo independientemente del resultado observable.

En circunstancias normales parece que ganar según esta definición puede resultar fácil, pero qué ocurre cuando quiero ganar cuando existe una mayor presión, bien sea externa o interna?

Todos hemos vivido seguramente una de estas situaciones: la entrevista final para el puesto de trabajo de mis sueños, el examen de oposición que he preparado con tanto esfuerzo, o una presentación frente a un público que me impone mucho respeto.

En mayor o menor medida habremos sentido miedo, nervios o como queramos describir esa sensación de inquietud previa a la situación a la que nos vamos a enfrentar.

Puede ser más o menos desagradable, pero lo que no cabe la menor duda, es que si no “me hago dueño” de la situación mi capacidad de pensar y actuar se verá afectada negativamente pudiendo ocurrir que no “gane” y mucho menos alcance un buen resultado observable.

En el mundo del deporte y concretamente en el tenis, los jugadores se enfrentan continuamente a situaciones como las descritas anteriormente, por ejemplo en los momentos previos a jugar un partido en el que esté en juego algo importante para el tenista.

Brad Gilbert , ex jugador de tenis y entrenador del que fuera número uno en el Ranking ATP, Andre Agassi , entre otros muchos, nos da su receta para “hacerse dueño” de sí mismo en los momentos previos a un partido en su libro “Winning Ugly”.

Aplicado a nuestra vida, esta misma receta nos podría ayudar a salir airosos de muchas situaciones de “nervios”.

Brad nos habla de una rutina de 4 pasos:

  1. Respira profundamente
  2. “Mueve los pies (happy feet)”
  3. Mira la marca de la pelota
  4. Canta

Respira:

Cuando estamos nerviosos o tenemos miedo, nuestra respiración se altera acelerándose. Fisiológicamente, nuestro cuerpo se está preparando para una situación de peligro. Al respirar hondo y de forma pausada, le estamos transmitiendo a nuestro cuerpo un mensaje de tranquilidad que contribuirá a calmar nuestra mente. No es de extrañar que este recurso sea la base de un gran número de técnicas de relajación.

“Mueve los pies”:

Una de las respuestas de nuestro cuerpo frente al miedo es quedarse paralizado. En el tenis el miedo a fallar hace que “se encoja el brazo”, es decir, ya no se moverá con la misma soltura y fuerza que cuando estamos tranquilos. Si activamos nuestro cuerpo obligándonos a mover de forma ágil los pies, saldremos de esa “parálisis” y reforzaremos el mensaje de que todo está en orden.

Nos habla pues de mover nuestro cuerpo, puede ser caminar, levantar la cabeza, adoptar un postura en la que nos “sintamos más capaces” de emprender la acción que nos disponemos a llevar a cabo.

En una entrevista puedo prestar atención a mi postura cuando me siento, en una presentación puedo moverme despacio de lado a lado en la sala, por citar algún ejemplo.

Tu cuerpo te puede llevar a un estado emocional distinto, ya que existe una conexión entre cuerpo, mente y emoción.

Fíjate en la marca de la pelota:

A pesar de todo lo que hemos hecho hasta el momento, es posible que nuestra mente nos siga jugando malas pasadas, haciendo incursiones al futuro e imaginando todo lo que podría pasar, bueno o malo. El caso es que me sacará del momento presente impidiendo mi total concentración en el juego.

Por tanto me fijaré durante un tiempo en la marca de la pelota según viene volando hacia mí. Esto exige una gran concentración, ya que la bola suele ir girando en el aire y no es fácil ver la marca grabada sobre ella. La ventaja es que mientras pienso en ver la marca no pienso en lo que podría ocurrir en el futuro y me centro en el juego.

Escucha lo que está preguntando el que te entrevista y trata de percibir cómo se siente, fíjate en el publico durante una presentación en vez de tratar de imaginar lo que estarán pensando de ti y dirígete a ellos con curiosidad, pon el foco en definitiva en algún aspecto externo que puedas observar. La clave es que tu mente no puede poner el foco en dos cosas a la vez.

Canta:

Aunque pueda sonar extraño, cantar también puede ser un recurso para calmar los nervios, ya que produce un estado emocional que nos puede favorecer. Obviamente dependerá de qué estemos haciendo, no siempre será posible y en cualquier caso, será un canto para nosotros mismos, interno. Nuevamente el cuerpo, en este caso la voz, puede llevarnos a un estado emocional más apropiado para jugar   (pasar de miedo a la alegría , por ejemplo).

Hasta aquí los “ trucos” que le han funcionado a Brad Gilbert.

Puede que uno o alguno te funcionen o puedes buscar otros que te funcionen a ti, pero la clave es que puedes hacer algo para reducir el nivel de nervios y por tanto potenciar tu rendimiento y “ganar”.

Los tenistas tienen buenos y malos días, pero pueden llegar a “ganar” aunque el resultado observable (2-6, 3-6 en el marcador) no hable de victoria.

Habiendo desplegado su mejor juego, si el contrincante obtiene la victoria podrá seguir hablando de que “ha ganado” de cara a si mismo.

Te animo a probar y encontrar tu propia receta para “ganar” .

 

 

 

Share :
Related Posts

Deja tu comentario