Evolucionar por mí mismo

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Nos esforzamos por aprender trucos, recetas, nuevas formas de hacer las cosas, pedimos consejo y a veces nos desesperamos porque no conseguimos cambiar algo, cuando contamos con una poderosa herramienta para modificar nuestro comportamiento y lograr nuestros objetivos: la CONSCIENCIA.

Y a qué me refiero con consciencia?  A nuestra capacidad para poner la atención de nuestra mente en algo concreto, bien sea una actividad, un pensamiento, una emoción o cualquier otra cosa que esté sucediendo dentro o fuera de nosotros.

Para ilustrar el poder de la consciencia, voy a poner como ejemplo dos situaciones que he vivido recientemente:

Durante una sesión de coaching con un manager (en este caso fue en la pista de tenis), observé que su cuerpo hacía un extraño movimiento al golpear de revés.

En lugar de decirle que no rotara el cuerpo a la hora de golpear la bola – resulta mucho menos efectivo que concentrar todo el movimiento en el brazo – le sugerí que durante los siguientes cinco minutos observara qué hacía su tronco al golpear la pelota.

Al cabo de un minuto pude observar que su forma de golpear ya había cambiado.

 Poco a poco, él mismo se fue dando cuenta de que era “inútil” ese sobreesfuerzo para mover el tronco, y que además, centrando la mayor parte del movimiento en el brazo, la pelota salía despedida con mayor fuerza y se cansaba menos.

El manager me dijo extrañado, una vez acabada la prueba de cinco minutos:   “Parece increíble, y por qué no se me ha ocurrido esto a mí antes”?

Le contesté que muchas veces necesitamos a alguien para que “nos haga de espejo” y nos ayude a poner consciencia en algún aspecto en el que no hemos reparado, pero que una vez que ponemos consciencia, somos nosotros mismos los que somos capaces de avanzar de una forma sorprendente.

El segundo ejemplo está relacionado con una de mis sesiones de coaching ejecutivo en una empresa multinacional. Mi cliente mostró ser una persona muy habladora desde el principio, tanto, que apenas permitía que yo hablara.

De hecho, uno de sus retos era lograr que las personas le entendieran mejor, ya que según él, y las personas que le conocían mejor, hablaba tan rápido,  que a los compañeros de trabajo les costaba seguirle.

Al cabo de un rato le pregunté:  Ahora mismo, ¿ a qué velocidad estás hablando? (mi percepción era que lo hacía bastante deprisa). Mi cliente paró de hablar y dijo: “Para mí ahora mismo voy lento, pero seguro que otros pensarían que voy rápido. Ahí lo dejamos y pasamos a otros temas, pero algo cambió a partir de ese momento. 

El cliente había tomado consciencia de su velocidad al hablar, y por el simple hecho de observarse a sí mismo hablando, fue ajustando esa velocidad hasta lograr una conversación más pausada, más apropiada para el momento que estaba viviendo.

En muchas ocasiones damos consejos a los demás diciéndoles lo que según nuestro criterio deberían hacer. Algunos se lo tomarán bien, otros se mostrarán indiferentes, y a otros les molestará porque sentirán que les estamos diciendo lo que tienen que hacer. 

¿Qué tal si probáramos a lanzar una pregunta que invite al otro la reflexión y a tomar consciencia de la situación, en vez de dar un consejo? 

La pregunta podría ser del tipo: ¿Te has fijado en la reacción de tu hijo cuando le dices tal o cual cosa? ¿Qué reacciones has observado en tu equipo cuando comienzas la reunión de los lunes con un tono agresivo?

A menudo podemos estar actuando de forma “inapropiada” o “poco eficiente” sin que nos estemos dando cuenta. Y muchas de esas veces podremos ponerle solución con el simple hecho de observar lo que está pasando, es decir, siendo más conscientes. 

A partir de ahí, cambiar será mucho más sencillo y natural.

“Si aumentas la conciencia, los cambios en tu vida vienen solos” (así tituló el periódico la Vanguardia una entrevista realizada al biólogo molecular y promotor de “Mindulness” en Occidente, Jon Kabat-Zinn).

¿Te atreves a cambiar? ¿Cómo de consciente eres de cómo actúas en las situaciones que quieres cambiar? ¿Cómo evolucionas una vez que has tomado consciencia de cómo actúas?

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿Te gustaría aprender a liderar con éxito?

DESCARGA GRATIS LAS 4 CLAVES PARA PASAR DE JEFE A LÍDER

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Responsable: Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Jaime Olalquiaga.

Finalidad: Gestionar los comentarios de este artículo de mi blog.

Legitimación: Tu consentimiento.

Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Arsys (proveedor de hosting de Active Coaching) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Arsys.

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en jaime (arroba) activecoaching.es, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://www.activecoaching.es, así como consultar mi política de privacidad.

“Las 4 claves para pasar de jefe a Líder"

DESCARGA AHORA MISMO TU GUÍA DE REGALO

    Responsable: Jaime Olalquiaga, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing ConvertKit, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Convertkit. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en jaime@activecoaching.es. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.